domingo, 14 de febrero de 2010


Muchas empresas farmacéuticas evitan la publicación de los estudios clínicos que realizan sobre sus propios medicamentos para no correr riesgos financieros. La falta de transparencia es perjudicial para la salud.

El camino que recorren los medicamentos desde el laboratorio a las farmacias es largo y dispendioso. Los fabricantes tienen que demostrar una y otra vez que el producto que desarrollan no es peligroso, pero sí eficaz. A menudo las farmaceúticas se enfrentan a grandes riesgos financieros a la hora de sacar un medicamento al mercado, ya que en cualquier paso del proceso el proyecto puede frustarse. Por eso, algunas farmaceúticas ocultan estudios clínicos desfavorables con el riesgo que eso puede implicar para los pacientes.


Las empresas farmaceúticas tienen la obligación de realizar numerosos estudios clínicos a los medicamentos que producen. Sin embargo, los resultados no son siempre publicados. Debido a esa omisión de datos, algunos principios activos de los medicamentos son falsamente valorados y se sobreestima el efecto que el medicamento debe provocar. En esos casos, el medicamento puede volverse en contra de la salud de los pacientes.


La publicación de los estudios debería ser obligatoria



Es muy importante que los médicos conozcan los efectos de los medicamentos.Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Es muy importante que los médicos conozcan los efectos de los medicamentos.El Instituto para la Calidad y Rentabilidad de la Sanidad en Alemania (IQWiG) ha exigido que la publicación de todos los estudios clínicos sea una obligación para todas las farmaceúticas. Además, ha solicitado al Gobierno Federal una actuación al respecto.


La razón para esta exigencia deriva de la publicación de un informe final sobre tres antidepresivos que la empresa farmaceútica Pfizer trató de obstaculizar. La empresa se negó durante mucho tiempo a poner la información a disposición del IQWiG. Tras una gran presión a la empresa farmaceútica, ésta a tenido que acceder finalmente a la publicación de los datos.


“Cuando las empresas se callan datos existentes, están negando a los pacientes y a los médicos la posibilidad de decidir entre diferentes opciones terapeúticas”, declaró Peter T. Sawicki, jefe del IQWiG.


La tarea que lleva a cabo este instituto consiste en llegar a conclusiones sobre el uso y perjuicio de los medicamentos. Estos datos sirven a la comisión del Gobierno Federal como fundamentos científicos para decidir qué medicamentos son beneficiosos para la medicina y cuáles no deben ser puestos a disposición de los pacientes.


“El fraude a través del silencio no es una falta leve”



Los medicamentos son sometidos a múltiples pruebas antes de salir al mercado.Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Los medicamentos son sometidos a múltiples pruebas antes de salir al mercado.A veces las empresas farmaceúticas omiten la publicación de los estudios clínicos cuando los resultados de los medicamentos producidos no responden a los efectos que se esperan de ellos o, incluso, cuando está comprobado que las medicinas no causarán en los pacientes ningún tipo de efecto. Las consecuencias son devastadoras: a la vista de que todos los estudios publicados son buenos, médicos y pacientes esperan un efecto del medicamento que nunca se produce.


“El fraude a través del silencio no es una falta leve. Sin la información completa acerca del medicamento, los pacientes pueden recibir tratamientos inútiles o incluso perjudiciales para su salud”, dijo el presidente del IQWiG, Peter T. Sawicki.


Es especialmente peligroso que muchos médicos y científicos ni siquiera conozcan que existen estudios clínicos acerca de los medicamentos que no han sido publicados. Una ley que obligue a todas las farmaceúticas a publicar y registrar cada uno de sus estudios clínicos podría solucionar esta fuente de errores de la medicina de la que depende la salud de muchos pacientes.


Autora: Ana Sánchez Granado / GLP

Editor: José Ospina-Valencia


FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.