viernes, 19 de febrero de 2010

Teresa Forcades: "No nos podemos fiar de la OMS".

La monja benedictina y doctora pronunció ayer una multitudinaria conferencia en el Club Diario de Mallorca en la que arremetió contra el poder de las compañías farmacéuticas.




NOTICIAS RELACIONADAS




C.MULET. PALMA. "Pandemia falsa". Virus que salen de los laboratorios. Vacunas creadas "sin los estudios suficientes para garantizar su seguridad". Y fabricadas, "en régimen de monopolio y bajo patente", por los mismos cinco laboratorios "que financian a la OMS, a la Agencia Europea del Medicamento y al Grupo de Expertos" implicado; en un 50%, un 75% y un 100%, respectivamente. Por cierto, en caso de efectos secundarios que nadie les pida responsabilidades, pues una cláusula firmada con los gobiernos les exime de ellas. Teresa Forcades habla rápido y claro, anoche para un Club de Opinión de DIARIO de MALLORCA que llenó Can Domenge. A la doctora, teóloga y monja benedictina le duelen las mentiras versadas sobre la gripe A. Le espanta el "abuso de confianza" institucional y farmacéutica, traducido en alarma mundial y millones de euros públicos gastados. "¿Realmente era necesario?". Ella cree que no.
Una pandemia ´terrible´. La mediática Forcades, ayer presentada por Mª José Hernández Ortiz, tira de sorna entrecomillada para referirse al anunciado y demoledor castigo mundial de la gripe A; un virus que se ha demostrado "más benigno que el estacional". Los datos –que la estudiosa catalana recoge y contrasta desde Berlín– son los que le dan la razón, y no su opinión, que viene después y se apoya en ellos. "La OMS ha actuado en beneficio de unas cuantas empresas privadas. Y lo ha hecho en detrimento de la Salud Pública, al desconocer los efectos secundarios de las vacunas".
La gripe aviar, 2005. Forcades remonta a este suceso el origen de muchos de los problemas actuales. Recuerda que con Klaus Stöhr como máximo responsable del área de Epidemiología, la OMS decidió crear un nuevo Reglamento Sanitario Internacional. En el texto, entre otros puntos, se establece que en caso de pandemia de grado 6, la máxima, las vacunas no tendrán que pasar por las medidas de seguridad habituales. Se trata de acelerar su proceso de fabricación para poder estar lo mejor y lo antes preparados contra la amenazas Vía libre pues, al "uso de adyuvantes en el proceso de creación".
"Abuso de confianza", insistía ayer la doctora y benedictina. Por parte de las mismas compañías que cinco años después tienen patentadas sus fórmulas, pagadas con dinero público, y a gente como Stöhr entre sus cargos directivos; véase Novartis. Sus "contratos secretos", además, les eximen de cualquier problema que pudiera causar lo fabricado. "Los gobiernos dicen que no se pueden enseñar los contratos por que los laboratorios pidieron que tenían que ser secretos... ¿pero quién manda aquí, los laboratorios o los gobiernos?"
Cuando desde México se anunció la existencia de la ´nueva´ gripe A se habían constatado mil casos en D.F., en una población de veinte millones de habitantes. Las diez supuestas muertes derivadas de la infección –"desmentidas por la propia OMS"– desataron "una alarma que no era necesaria". La organización, que hacía un tiempo había cambiado la definición de pandemia a "mortalidad muy superior a lo habitual", ajustó el caso a su renovado diccionario. Y desde entonces hasta ahora, recuerda Forcades. "Las decisiones médicas se han de tomar partiendo de bases empíricas objetivas". Y no pare el caso, al menos según esta doctora, dispuesta a seguir escudriñando en el asunto.

FUENTE


El marketing del miedo con fármacos falsificados

Autor:MIGUEL JARA

En los últimos días numerosos medios de comunicación han publicado noticias sobre la falsificación de medicamentos, con cifras por cierto escandalosas. Todas provenían de una única fuente, la multinacional farmacéutica Pfizer, que hace unos años emprendió una campaña de marketing del miedo que esconde intereses que han de conocerse. De nuevo la habilidad con el marketing de una compañía ha conseguido que buena parte de los medios de comunicación masivos hayan participado, de buena fe o por ignorancia, en una campaña publicitaria a coste cero. Escribo la “habilidad” porque sin duda el laboratorio (número uno del mundo) ha sabido “tocar la fibra sensible” de la población (mass media mediante) con un tema real, el tráfico de medicamentos falsos es un hecho (y grave ya que pone en jaque la salud pública, como tantos fármacos legales, incluso del propio laboratorio impulsor de esta campaña de marketing del miedo).

Pfizer1

Pero ¿por qué Pfizer da a conocer el estudio que ha realizado sobre el estado de la falsificación de medicamentos en el mundo? ¿Qué persigue el laboratorio al difundir estas ”informaciones”?

SIGUE LEYENDO TODO EL ARTÍCULO

domingo, 14 de febrero de 2010


Muchas empresas farmacéuticas evitan la publicación de los estudios clínicos que realizan sobre sus propios medicamentos para no correr riesgos financieros. La falta de transparencia es perjudicial para la salud.

El camino que recorren los medicamentos desde el laboratorio a las farmacias es largo y dispendioso. Los fabricantes tienen que demostrar una y otra vez que el producto que desarrollan no es peligroso, pero sí eficaz. A menudo las farmaceúticas se enfrentan a grandes riesgos financieros a la hora de sacar un medicamento al mercado, ya que en cualquier paso del proceso el proyecto puede frustarse. Por eso, algunas farmaceúticas ocultan estudios clínicos desfavorables con el riesgo que eso puede implicar para los pacientes.


Las empresas farmaceúticas tienen la obligación de realizar numerosos estudios clínicos a los medicamentos que producen. Sin embargo, los resultados no son siempre publicados. Debido a esa omisión de datos, algunos principios activos de los medicamentos son falsamente valorados y se sobreestima el efecto que el medicamento debe provocar. En esos casos, el medicamento puede volverse en contra de la salud de los pacientes.


La publicación de los estudios debería ser obligatoria



Es muy importante que los médicos conozcan los efectos de los medicamentos.Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Es muy importante que los médicos conozcan los efectos de los medicamentos.El Instituto para la Calidad y Rentabilidad de la Sanidad en Alemania (IQWiG) ha exigido que la publicación de todos los estudios clínicos sea una obligación para todas las farmaceúticas. Además, ha solicitado al Gobierno Federal una actuación al respecto.


La razón para esta exigencia deriva de la publicación de un informe final sobre tres antidepresivos que la empresa farmaceútica Pfizer trató de obstaculizar. La empresa se negó durante mucho tiempo a poner la información a disposición del IQWiG. Tras una gran presión a la empresa farmaceútica, ésta a tenido que acceder finalmente a la publicación de los datos.


“Cuando las empresas se callan datos existentes, están negando a los pacientes y a los médicos la posibilidad de decidir entre diferentes opciones terapeúticas”, declaró Peter T. Sawicki, jefe del IQWiG.


La tarea que lleva a cabo este instituto consiste en llegar a conclusiones sobre el uso y perjuicio de los medicamentos. Estos datos sirven a la comisión del Gobierno Federal como fundamentos científicos para decidir qué medicamentos son beneficiosos para la medicina y cuáles no deben ser puestos a disposición de los pacientes.


“El fraude a través del silencio no es una falta leve”



Los medicamentos son sometidos a múltiples pruebas antes de salir al mercado.Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Los medicamentos son sometidos a múltiples pruebas antes de salir al mercado.A veces las empresas farmaceúticas omiten la publicación de los estudios clínicos cuando los resultados de los medicamentos producidos no responden a los efectos que se esperan de ellos o, incluso, cuando está comprobado que las medicinas no causarán en los pacientes ningún tipo de efecto. Las consecuencias son devastadoras: a la vista de que todos los estudios publicados son buenos, médicos y pacientes esperan un efecto del medicamento que nunca se produce.


“El fraude a través del silencio no es una falta leve. Sin la información completa acerca del medicamento, los pacientes pueden recibir tratamientos inútiles o incluso perjudiciales para su salud”, dijo el presidente del IQWiG, Peter T. Sawicki.


Es especialmente peligroso que muchos médicos y científicos ni siquiera conozcan que existen estudios clínicos acerca de los medicamentos que no han sido publicados. Una ley que obligue a todas las farmaceúticas a publicar y registrar cada uno de sus estudios clínicos podría solucionar esta fuente de errores de la medicina de la que depende la salud de muchos pacientes.


Autora: Ana Sánchez Granado / GLP

Editor: José Ospina-Valencia


FUENTE

lunes, 1 de febrero de 2010

Medicamentos psiquiatricos y obesidad



Paula J. Caplan ha publicado en The Boston Globe, un interesante artículo cuyo título traducido literalmente sería algo así como "cebados por las píldoras"- En él plantea que una de las mayores causas de la obesidad rara vez se discute. Y se refiere, en concreto, a los efectos secundarios de los medicamentos psiquiátricos. Aunque Paula J. Caplan plantea el problema para los Estados Unidos, nadie puede negar que también en Europa, en España y en Catalunya, ya puede observarse un fenómeno parecido... y en aumento. Por ello me parece interesante resumir los puntos fundamentales de su argumentación.

Caplan recuerda que incluso Michelle Obama ha convertido el tema en prioridad en el modo tradicional: convertir en los sospechosos habituales la comida rápida, las enormes porciones y el estilo de vida sedentario, pero pasa por alto que una de las principales causas de la epidemia de obesidad en Estados Unidos es el uso exorbitante de los medicamentos psiquiátricos. Muchos de los que se utilizan para tratar problemas emocionales como la depresión y la ansiedad, provocan un aumento de peso rápido y masivo, y más que calificarse de "efectos secundarios" deberían ser llamados "efectos negativos" de una droga.(Lee todo el articulo)