jueves, 10 de septiembre de 2009

El empresario farmacéutico Néstor Lorenzo


Alberto Costa, subsecretario de Control Sanitario bonaerense, fue vinculado por Oyarbide con el empresario farmacéutico Néstor Lorenzo. Inmediatamente, el ministro de Salud, Claudio Zin, le pidió la renuncia. Oyarbide dice contar con pruebas contundentes.

A la mañana temprano, cuando salió de su casa, el juez Norberto Oyarbide anunció ante las cámaras que tenía en su poder escuchas muy comprometedoras para el subsecretario de Control Sanitario bonaerense, Alberto Costa, en la causa en la que investiga la adulteración de medicamentos oncológicos y para la hemofilia, el robo de remedios de distribución gratuita y la apropiación de fondos de las obras sociales. “Hay diálogos muy complicados” –señaló el magistrado– entre el funcionario y (Néstor) Lorenzo, el empresario farmacéutico detenido el viernes pasado. Poco después, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Claudio Zin, anunciaba el desplazamiento de Costa, que lo secundaba en la cartera. Desde ese puesto se encargaba de las compras farmacéuticas para la provincia. Según informaron a Página/12 allegados a la investigación, en el expediente habría conversaciones registradas donde “arreglan cómo se repartirán la plata” de los contratos para la adquisición de remedios.

Oyarbide tendría elementos suficientes para imputarle a Costa, cuanto menos, el delito de negociaciones incompatibles con su función. Aunque no descarta avanzar en la hipótesis del cohecho y la asociación ilícita, según señalaron fuentes judiciales. La causa, que tuvo entre los denunciantes a la ex ministra de Salud Graciela Ocaña, apunta a desentrañar la mafia de los medicamentos, una cadena de droguerías y laboratorios que comercializan remedios truchos para pacientes con cáncer, hemofilia y VIH. La causa penal, además, indaga en el robo y venta de medicamentos para programas oficiales, la malversación de fondos de la Administración de Programas Especiales (APE) –constituida por aportes de los trabajadores– y de las obras sociales.(Lee todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.